The Truth is out there

The Truth is out there

pleatedjeans:

how to get rid of bugs [x]

pleatedjeans:

how to get rid of bugs [x]

komun:

ABANCA sempre gaña, á nosa costa.

komun:

ABANCA sempre gaña, á nosa costa.

(via ailalelo)

sumaghestad:

Arvydas Romas Sabonis

sumaghestad:

Arvydas Romas Sabonis

pulpeiro:

Anuncio de máquinas de coser Singer na revista A Monteira, a finais do XIX; momento no que se publicaron os primeiros anuncios en galego.

pulpeiro:

Anuncio de máquinas de coser Singer na revista A Monteira, a finais do XIX; momento no que se publicaron os primeiros anuncios en galego.

errete:

Así nos colaron el euro. Duele sólo verlo.

Ya veréis qué divertido, dejo esta info:

La mayor parte de la publicidad dirigida al gran público utiliza lenguaje, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad mental, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o con poca capacidad de raciocinio. ¿Pensamos que esto es casual, simple ocurrencia de los creativos para hacerse graciosos o simplemente para llamar la atención? No seamos ingenuos. “La forma más simple de amplificador económico es un instrumento llamado publicidad”. Bien lo saben. Y quienes recurren a la publicidad no dejan nada al azar. Está todo calculado.

              Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tenderá a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? Los maestros en la manipulación de masas tienen una poderosa razón: “Si una publicidad televisiva se dirige a una persona como si tuviera 12 años de edad, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción tan desprovista de sentido crítico como la de una persona de 12 o menos años de edad” (“Armas silenciosas para guerras tranquilas”). Por supuesto que toda publicidad trata de llamar la atención. Pero la utilización de este recurso va más allá y busca la eficacia de la respuesta buscada, algo bien estudiado en la psicología de la conducta.

           Ciertamente, cuando uno se da cuenta de que le están tomando el pelo, de que lo están tomando poco menos que por imbécil, monta en cólera y reacciona contra esa falta de consideración. De ahí que uno de los objetivos es que “el público” no llegue a comprender estos mecanismos empleados por los de arriba. No en vano los mismos planificadores de esta manipulación llaman a sus técnicas empleadas “armas silenciosas”, es decir, que deben pasar inadvertidas.
   

    

Pero ¿en la “sociedad de la comunicación” puede mantenerse al público sin enterarse de todos estos procesos de manipulación? Pues sí. Y eso también lo saben: “El mundo se divide en tres categorías de gentes: Un muy pequeño número que produce acontecimientos, un grupo un poco más grande que asegura la ejecución y mira como acontecen, y por fin una amplia mayoría que no sabe nunca lo que ha ocurrido en realidad.” (Nicholas Murray Butler)

Fuente aquí